Vida y Estilo

publicidad
26 de septiembre de 2012 • 09:42 • actualizado a las 09:57

Día del Perdón judío

Foto: Web
 

El 26 de septiembre o día 10 de tishrei es Yom Kipur, o el Día del Perdón, considerado por los judíos el día más santo y solemne del año. El Yom Kipur es uno de los Yamim Noraim o “Días del Temor”, que comienzan en Rosh Hashaná (Año Nuevo), pasando por los diez días del arrepentimiento, y culminan con el Yom Kipur. La jornada se dedica al arrepentimiento espiritual y se adopta el compromiso de iniciar el año nuevo con la conciencia limpia, desde la seguridad de saber que Dios perdona a todas las personas que se arrepienten de verdad de sus malos actos.

Se trata de una festividad que tiene su origen en la Torá, donde se denomina Shabat de Descanso Solemne, un día en el que no se puede realizar ningún tipo de trabajo productivo. Los judíos celebran concentrados en la expiación y la reconciliación. Con el ayuno se lleva a cabo la idea de purificación. Los practicantes ayunan desde la noche del día santo hasta la noche siguiente. Además de guardar ayuno completo, no hay que bañarse ni cepillarse los dientes, no se pueden utilizar aceites o perfumes ni trabajar, y las relaciones conyugales están prohibidas. Su finalidad no es solamente causar incomodidad física, sino también librar a la persona de la implicación en los asuntos físicos para que pueda concentrarse en la oración y en la introspección espiritual que se necesita este día. Según la tradición, sólo se logra el perdón través de la plegaria verdadera y auténtica, el arrepentimiento y la caridad.

Como parte de las costumbres, la familia enciende las velas festivas en el hogar, con una vela de recordación de los difuntos, el padre bendice a los hijos y se parte rumbo al templo. Se acude a la sinagoga con ropa de fiesta y muchas personas van de blanco, como símbolo de pureza. Durante todo el día y por la noche se celebran en los templos judíos varios servicios religiosos, en donde se leen dos textos centrales: uno es el Libro de Isaías, que dice que “el verdadero ayuno es romper las ligaduras de la inequidad, ayudar al pobre, acompañar a la viuda y al huérfano”. El otro texto pertenece al Libro de Jonás, donde se demuestra el perdón de Dios a la humanidad. Aunque la festividad no está relacionada directamente con ningún acontecimiento histórico, algunos creen que este fue el día en que Moisés bajó del monte Sinaí con las segundas tablas grabadas con los Diez Mandamientos y que el Señor perdonó a los israelitas por el pecado del Becerro de Oro.

Terra