¿Escuchaste hablar de la gimnasia sexual?

 Foto: Getty Images Foto: Getty Images
 

Los expertos ya comprobaron que el sexo es un ejercicio de alto rendimiento. Con la excitación, el cuerpo libera hormonas y la circulación sanguínea aumenta. En promedio, se queman entre 120 y 180 calorías, y cuando se llega al clímax, una serie de descargas de células nerviosas del cerebro provoca relajamiento muscular y físico.
Pero el sexo también requiere de una preparación física. Hay disciplinas que tonifican y mejoran las partes del cuerpo involucradas con la gimnasia sexual.

Una opción es hacer pilates, que aumenta la circulación de la región pélvica. Cada ejercicio estirará los músculos involucrados, abriendo las articulaciones y liberando la tensión. Por su parte, la danza del vientre mejora el movimiento de caderas y pelvis: al hacer movimientos circulares, suaves y ondulantes en la zona de los ovarios se desbloquean las articulaciones y se deja fluir la sensualidad. ¡Además vence la vergüenza que tienen muchas mujeres de mover la cadera! Por último, hacer yoga ayuda a tener una mejor respuesta sexual y aumenta la flexibilidad por medio de ejercicios que fortalecen el músculo pubicoxígeo y la columna.
Si a tu actividad sexual le sumás ejercicios físicos que mejoren tu autoestima y rendimiento corporal y hábitos saludables como caminar, respirar profundamente o andar en bicicleta, vas a evitar tanto problemas de salud como también íntimos y estéticos. Si estabas pensando en hacer ejercicio, animate a empezar, ¡cuidarte no tiene contraindicaciones!

 

Terra