publicidad
12 de septiembre de 2012 • 12:15 • actualizado a las 13:04

Descubre el agente vegetal que permitiría vivir más y mejor

Foto: Getty Images
 

El resveratrol ha sido bendecido por el departamento de Medicina de Harvard –con el doctor David Sinclair a la cabeza– como la mejor molécula antiedad disponible hoy. Las pruebas realizadas en ratones alimentados con resveratrol demuestran que la esperanza de vida aumenta un 40 por ciento. En lo humanos, al menos sus propiedades cosméticas han sido más que demostradas. En el mercado hay una enorme cantidad de suplementos basados en la acción antioxidante de los polifenoles de la uva –entre ellos, el resveratrol es el más poderoso– y sus derivados.

Aunque en Asia la medicina tradicional usa desde hace siglos una hiedra llamada manto de la virgen –rica en resveratrol–, la historia de este antioxidante, presente también en la uva, es relativamente reciente. Se sintetizó por primera vez en 1940, pero fue en 2003 cuando el doctor Sinclair descubrió el secreto de su poder: es capaz de extender la vida de las células hasta un 70 por ciento al activar las sirtuinas, un tipo de proteína conocido como “el gen de la longevidad” cuya producción se impulsa en situaciones de estrés, como ante la falta de agua o de alimento. Algo así como un resorte natural de supervivencia. Sinclair y su equipo buscaron sustancias que estimularan este mecanismo en el cuerpo humano –sin recurrir a la inanición–, y el resveratrol hizo sonar la campana.

Las bondades médicas de este activo vegetal, aunque muy prometedoras, aún están en fase de prueba. Pero muchos expertos ya afirman que:

-Inhibe el cáncer y trata infecciones causadas por hongos, bacterias y virus.
-Prolonga la esperanza de vida en animales y aumenta la tolerancia a la glucosa de los diabéticos.
-Mejora las funciones cardíacas.
-Eleva la producción de energía de las células y previene su deterioro.
-Aumenta la concentración y las capacidades físicas y mentales.
-Repara el ADN dañado y mitiga la acción de los radicales libres.

 


 

Terra