1 evento en vivo

La clave para preparar un "Mojito" a la perfección

Quedar bien a la hora de tomar el papel de bartender, no cuesta nada, acá te damos la clave para agasajar a tus amigos con un buen Mojito.

10 feb 2017
15h56
actualizado a las 15h56
  • separator
  • comentarios

El mojito no suele considerarse como un cóctel clásico pero eso no lo hace menos importante y de hecho es quizás de los famosos debido a su popularidad, podemos decir que rivaliza directamente con la caipirinha, la sangria, el daiquiri y el pisco sour. Cuba es sin duda alguna la cuna del mojito, a pesar de que el origen exacto de este cóctel clásico es siempre objeto de debate.

Foto: Getty Images

Una de las historias cuentan que el mojito se remonta al siglo XVI, se cree que sus raíces se remontan incluso al año 1586, cuando un grupo de piratas lo llamaban “El Draque“, en honor al pirata inglés y comerciante de esclavos Francis Drake. Sea cual fuere el origen de su nombre, el mojito se hacía con tafia, un predecesor primitivo del ron, un aguardiente de caña, usando los otros ingredientes para disimular su gusto áspero. No hay duda de que la bebida mejoró sustancialmente durante el siglo XIX, con la introducción de alambiques de cobre y el proceso de añejamiento que desembocó en la forma moderna del ron.

Este cóctel se dio a conocer como una bebida con ‘un poco de mojo’, donde el añadido eran los trozos de lima, de forma coloquial le quedó el nombre de mojito. Para preparar un mojito perfecto se van a necesitar 6 ingredientes fundamentales: ron de calidad, hierbabuena, lima fresca, azúcar blanca, hielo y soda. Sin ellos, sería imposible lograr un verdadero mojito.

INGREDIENTES
2 cucharaditas de azúcar blanco
8 hojas de hierbabuena (2 ramitas de menta)
30 ml de zumo de lima
60 ml. de ron cubano (hemos empleado Havana Club Añejo 3 Años)
1/2 lima en rodajas o cuartos
120 ml. de Soda (Agua con gas con sifón)
Hielo picado o pilé
Unas gotas de angostura (opcional)

PREPARACIÓN DE UN MOJITO CUBANO

Gran parte del secreto de un mojito es la hierbabuena o menta (la hierbabuena es un tipo de menta), aunque me gusta más el sabor y aroma que le da la hierbabuena. Durante la maceración ten cuidado y no destruyas las hojas, la idea es que se desprendan sus aromas y sus esencias.

Ponemos azúcar al fondo del vaso. El vaso debe ser de cristal, tipo Collins o tipo Fizz (como el de la foto). Los mojitos se elaboran directamente sobre el vaso, sin necesidad de coctelera. Vertemos el zumo de la lima y con la mano de mortero o con una cuchara de bar, diluimos el zumo con el azúcar.

Damos unos pequeños golpecitos a las hojas de menta para que liberen su aroma y las majamos un poco con una mano de mortero, apretándolas contra el azúcar en el fondo. No deben quedar totalmente rotas y machacadas, porque entonces el mojito resulta desagradable de beber.

Añadimos los trozos de lima en el fondo del mojito y le damos unos toques de mortero para que libere un poco su zumo. Estos trozos de lima le darán un toque más ácido y aún más aromático, pero se debe ser cuidadoso ya que para muchos puede ser demasiado ácido.

Vertemos el ron y llenamos el vaso con hielo picado. Utilizar abundante hielo picado es la mejor opción pues el hielo ocupa mayores dimensiones en el vaso y lo hace más fresco. Rellenamos el cóctel con soda hasta completar, unas gotas de angostura (opcionales) y removemos con suavidad. Nunca agregues bitter, ni ginger ale, limonada o tónica a la preparación, no estropees el mojito (sino tuvieses mejor que vaya sin soda). La soda enfriará el mojito más rápidamente.

LO MÁS VISTO EN TERRA TV:

Trabajadores de la cruz roja mueren en Afganistan

Terra

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad