0

Manish Arora celebra su décimo aniversario en la pasarela parisina

2 mar 2017
15h46
  • separator
  • comentarios

La psicodélica firma Manish Arora celebró hoy en París su décimo aniversario con una propuesta más madura y extravagante de lo que el diseñador indio acostumbra, en un viaje interestelar por las tribus africanas.

Si bien resulta imposible separar a Arora de sus colores eléctricos y su vibrante energía positiva, la línea invernal de la firma bautizada como "Cosmiclove", se movió en tonos oscuros, como el azul noche y el verde botella.

Estos dibujaron estampados tribales en túnicas vaqueras realizadas mediante la técnica del "patchwork", que combinaron con camisas y vestidos de seda decorados con planetas, fuegos artificiales y símbolos astrológicos.

Exagerados collares creados a partir de tiras de plástico, como las que utilizan los niños para confeccionar pulseras, dieron forma a gargantillas con un efecto paja, que imitaron los que visten los miembros de tribus africanas.

Junto a ellos, y para culminar el look, las modelos llevaron pañuelos anudados en torno al pelo formando un moño, y perlas pegadas a los brazos, que casi parecían estar incrustadas en la piel como piercings.

En todo caso una propuesta menos hortera de lo que Manish Arora acostumbra, mundializada y tremendamente referencial, que incluyó también referencias al Art Deco y el mundo azteca.

En esta tercera jornada de la Semana de la Moda de París, en la que se muestran las colecciones otoño-invierno 2017/2018, también fue el turno del francés Alexis Mabille, cuya línea estuvo igualmente dedicada al amor.

"Todo se trata de amor, todo se trata de caminos, todo se trata de pájaros, valientes y atrevidos" cantó el grupo Smoking Smoking, formado por dos mujeres, que animaron el desfile vestidas de los pies a la cabeza con una malla dorada, efecto segunda piel.

Mientras que Milán, Nueva York y Londres sirvieron de pasarela para la reivindicación política, la moda parisina quiso cantar así al amor, como motor del arte y del mundo.

Por eso Mabille llenó vestidos, sudaderas y accesorios con la paloma de la paz con un ramo de olivo en el pico.

Sensual en las transparencias y encajes negros, la propuesta fue sin embargo barroca, con botas mosqueteras planas en negro y dorado para acompañar cada uno de los looks, con pomposos vestidos palabra de honor.

Mabille reconvirtió camisas en faldas y vestidos, anudando las mangas a modo de cinturón, una tendencia ya vista en estilismos más alternativos que el diseñador adaptó a una mujer más clásica y sofisticada.

Una de las citas imprescindibles de la pasarela parisina es Carven, que en esta ocasión ha preferido quedarse fuera del calendario oficial y mostrar su nueva colección, creada por el equipo interno de la casa, en una discreta presentación.

Los anteriores diseñadores, Alexis Martial y Adrien Caillaudaud, dejaron la firma en octubre y aunque ya se conoce el nombre del nuevo diseñador creativo, Serge Ruffieux, este no presentará su primer trabajo para Carven hasta la colección primavera-verano, en octubre.

El equipo no ha querido marcar una división radical entre lo que crearon Martial y Caillaudaud y esta nueva etapa porque desconocen el giro que Ruffieux, que se incorporó el 1 de febrero, querría dar a la firma.

Así, e inspirándose en la obra "La señora Dalloway", de Virgina Woolf, el armario Carven recupera a este personaje para dar forma a una mujer "comprometida, apasionada, femenina, feminista, conectada, curiosa" y amante de las flores.

Los colores se mueven entre el maquillaje y el verde zafiro con reflejos metalizados en cobre y champagne acentuados en incrustaciones de materiales como el terciopelo y el pelo.

Abrigos de tartán, decoraciones con tachuelas, cuadros vichy y discretos estampados floreados en una colección de formas suaves, redondeadas inspiradas por piezas de archivo, para mantener ese aspecto tan propio del chic francés de Carven.

Un día cargado de emociones también en Chloé, donde la diseñadora británica Clare Waight Keller dijo adiós después de seis años al frente de la dirección, sin que se conozca aún el nombre de su sustituto.

Keller cerró esta era por todo lo alto con una colección alegre, psicodélica pero elegante, con looks de muñeca: vestidos cortos sobre blusas de seda estampada, pantalones masculinos anchos y un minivestido en terciopelo rojo con escote de corazón en una propuesta juvenil y muy comercial.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad